viernes, 17 de octubre de 2014

Querido Papá, me cambiaste de paisaje

Gumercindo Ignacio Denis 
(ITO)  
Si no hay forma de volver es porque hay una manera más hermosa de avanzar, solo permanece lo que está en constante camino a amar, tu amor, tu regaño, tu orientaciones, tu preocupaciones con disposición plena de un amigo, es el otro compañero que todos y todas confiamos, tu permanecerás siempre en nosotros como un verdadero padre,  tu dejaste tu vida en nosotros, llevaste solo tu cuerpo al otro paisaje de la vida, en esa puerta todos y todas cabemos y juntos estaremos sin miedo, la muerte es un reencuentro y un cambio en otro paisaje de la vida, como cuesta aceptar si es un ser tan querido.
Como me cuesta y duele entender ese otro paisaje, solo con la solidaridad y el apoyo de muchos compañeros y compañeras de mi gran familia como también de mi querida madre, hermanas, esa  familia carnal que la quiero, lo valoro siempre por su entero apoyo y compresión, siempre lo extrañé  multiplicándose más en un momento como este,  sin embargo recordar de mi viejo  “Ito Denis”, solo me da la fortaleza plena en seguir tu ejemplo entre todos y todas reviviéndote en la palabra humanidad, sé que estoy junto a ti sin verte, sin abrazarte, sin darte un beso,  mis lágrimas por ti siente el mismo dolor de todos y todas que pasaron en este cambio de paisaje de sus seres más queridos, tus mejores deseos, tus mejores recuerdos y tu fortaleza perenne siguen contagiando en mí en este paisaje que tú lo dejaste, el amor a tu hijos, hijas, nietos, nietas, amigos, hermanos y hermanas  permitirán siempre transformar el dolor en valor, en coraje, en esperanza de esta vida limitada en la cual todos y todas conocemos.
Mientras pasan las horas en esta noche tan larga, calurosa de un verano distante que me hace temblar de frió por el vacío que siento en el alma,  siento que  a medida que pasan el tiempo las pruebas de la vida impone a construir y temblar más nuestros carácter, la realidad y los desafíos exigen ser como un hierro que con el fuego se ablanda para luego convertirse en acero, me queda hablar contigo en mi palabra serena, tú lo sentirás mi abrazo porque me enseñaste a tener un corazón duro sin vacilar en ninguna ternura, te pido que me sigas leyendo desde ese otro paisaje de la vida, yo te seguiré escribiéndote en mi ejemplo y reviviéndote en la gran familia que se llama solidaridad, siempre me lo imaginé, siempre lo reflexioné que un cambio de paisaje a todos y todas nos espera, es una necesidad natural,  mientras sigamos comprendiendo la vida en este paisaje y la del otro paisaje como un ciclo natural comprenderemos juntos el por qué la necesidad de luchar, nadie sabemos ni elegimos el día para venir en este mundo, menos el día de descubrir ese otro paisaje, lo hermoso de la vida es que dejamos historias, sueños, conquistas, sentimientos y recuerdos, tú historia, tus sueños, tu conquistas, tú sentimiento, tu recuerdos querido papá, me seguirán llenando de confianza y convicción  de la necesidad de un mejor paisaje para la vida ilimitada de la humanidad, mientras que un día cualquiera, no sé cuándo, ni sé dónde nos encontraremos en ese otro paisaje de la vida.
Con mucho Cariño agradezco a todos y a todas por esa inmensa solidaridad, ustedes  me ayudan a entender más un cambio de paisaje de un ser tan querido como mi papá.
@yiyoparaguay

Caracas – 17 de octubre del 2014 



No hay comentarios:

Publicar un comentario